AGUSTÍN BLASCO

Empieza a tomar sus primeras fotografías de personas a los 18 años para luego ramificarse como artista hacia el mundo audiovisual. A sus 25 años, define su obra como una mezcla ecléctica que busca siempre el impacto con el espectador.
Su fascinación por el cine de terror viene desde la infancia y su obra visual tiene un coqueteo constante con el género.